Acción Educativa en Diabetes, Obesidad y Sobrepeso, A.C.

    PRESENTACIÓN DEL LIBRO OBESIDAD EN MÉXICO: RECOMENDACIONES PARA UNA POLÍTICA DE ESTADO EN EL SENADO DE LA REPÚBLICA

    17 Apr 13 - 13:06

    En el salón Protocolo del Senado de la República se llevó a cabo una presentación del libro “Obesidad en México: Recomendaciones para una política de Estado”, obra en cuyo desarrollo se siguió un modelo basado en la evidencia científica por 41 investigadores de 15 instituciones nacionales entre las que destacan el Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), Academia Nacional de Medicina, Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).  Se contó con una nutrida respuesta de legisladores, académicos y organizaciones de la sociedad civil a la convocatoria que hiciera la Senadora Marcela Torres Peimbert, quien a su vez, es promotora de una iniciativa a favor de gravar las bebidas endulzadas en México.

                    El Dr. Juan Rivera Dommarco, Director del Centro de Investigación en Nutrición y Salud del INSP subrayó algunos aspectos ambientales de gran influencia en la creciente prevalencia de Obesidad y Sobrepeso que impactan justamente a los sectores sociales más desprotegidos; de cómo la industria se ha encargado de diseñar alimentos que inducen a comerlos en exceso; de lo errado de las políticas empresariales, citando el ejemplo del programa “Sweet Bussiness” de Nestlé –tema abordado en la publicación anterior de este Blog- y de la información errónea y desvirtuada en el etiquetado de sus productos, al igual que otras empresas como PepsiCo que buscan posicionar sus productos en tiendas Diconsa. Por lo anterior, dijo deben regularse los factores del entorno, regular las normas sociales para que las conductas saludables sean una opción y posicionar verdaderamente la prevención de la obesidad. Mencionó que en el libro se postulan 80 propuestas de salud pública que requieren de la atención de los tres Poderes para incidir sobre cambios que sean tangibles, comprobables y exigibles. El Acuerdo Nacional de Salud Alimentaria (ANSA) que prospectará un avance en esta materia NO FORMA PARTE DEL PLAN NACIONAL DE DESARROLLO de la actual administración. El Estado debe analizar su papel para arreglar los fallos del mercado que se manifiestan como externalidades negativas sobre la salud, concluyó.

                    Por su parte el Dr. Simón Barquera Cervera de la Dirección de Investigación en Políticas y Programas de Nutrición del INSP hizo alusión a lo que llamó la nemotecnia 3-4-50 referente a que tres factores de riesgo: dieta pobre, falta de actividad física y tabaco son responsables de las cuatro enfermedades crónicas más importantes: enfermedad cardiovascular, diabetes, enfermedad pulmonar y cáncer, responsables del 50% de las muertes en el Mundo. Abundó en los rasgos epidemiológicos de la obesidad en México y apuntó que el crecimiento de la tasa de sobrepeso y obesidad en nuestro país es del 2% anual, cifra que duplica al crecimiento observado en el país vecino del norte. Asimismo, apuntó hacia la necesidad de regular normativamente los pactos que en la práctica se dan entre quienes producen y quienes venden alimentos. Solo como ejemplo, tiendas departamentales que colocan estantería de refrescos en áreas de frutas y/o verduras frescas no procesadas; al cada vez mayor tamaño de las presentaciones de los alimentos procesados; al etiquetado vigente que ha sido inventado, manipulado y tergiversado por la industria.

                    La Dra. Cristina Gutiérrez Delgado del IMSS enfocó su participación en el impacto que la obesidad hace sobre la economía familiar y nacional, estimando que durante el año 2008 el costo público directo de atención fue de 42 mil millones de pesos (mdp) y que ascenderá a 78 mil mdp para el 2017. Los costos indirectos (ausentismo laboral, incapacidades, pensiones, etc.) los calculó en 25 mil mdp en 2008 y que alcanzará 73 mil mdp para el 2017, afectando el ingreso de 68 mil familias mexicanas por año.  En contraparte, la industria alimentaria logra rendimientos anuales hasta del 35%. Refirió que la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) ha propuesto incidir y basar una política pública en tres rubros: (1) Educación y promoción de la salud, (2) Regularización y medidas fiscales y, (3) Basarla en atención primaria. Son políticas de sustento costo-efectivas en el corto plazo.  Hizo referencia también a avances ya logrados como la conformación de un Consejo Nacional para la Prevención de Enfermedades Crónicas, al ANSA, al Código de Autoregulación de Publicidad de Alimentos y Bebidas No Alcohólicas dirigida al Público Infantil (PABI) y a instrumentos de Manifestación de Impacto Regulatorio, entre otros. De manera que los instrumentos ya existen solo falta aplicarlos y evaluar su impacto. Aludió que el argumento de pérdida financiera del sector empresarial, la susceptibilidad de merma en su planta productiva y en la generación de empleos, es un ardid llevado a política socialmente inapropiada. “Los empresarios nunca pierden” dijo y ejemplificó que al haberse disminuido recientemente el tamaño de algunas presentaciones de alimentos procesados se mantuvieron los costos de venta, entonces “¿Dónde esta la pérdida?, concluyó.

                    En espacio de comentarios, dudas y preguntas el Dr. M.N.H. Alejandro A. Ortiz Solorio de AEDOS y ContraPeso hizo uso de la palabra para señalar que el crecimiento de la tasa de obesidad y sobrepeso llega a ser hasta de ≈3% en zonas rurales del país y que son las cifras más altas reportadas a nivel mundial y hubo acuerdo con los panelistas en los términos de que no sólo está aumentando la tasa de sobrepeso y obesidad sino también la media poblacional del Índice de Masa Corporal; coloquialmente dicho que, no sólo hay cada vez más personas que viven con obesidad sino que su gordura es cada vez mayor. Algunos legisladores se pronunciaron por incluir asignaturas de Educación para la Salud en la formación primaria que incluyese tópicos de uso del tiempo libre, promocionar la actividad física y el esparcimiento sano. Abundando entorno a esto, la Dra. E.D.C. Sarah Rebeca Rosales Baca de AEDOS y ContraPeso participó señalando del apremio de incluir en la currícula formativa del personal de la Salud (Médicos, Enfermeras, Nutriólogos, Odontólogos, etc.) una asignatura de lo que llamó “Educación Terapéutica” que lograse dotarlos de herramientas útiles para otorgar una información adecuada a sus pacientes, favorecer el auto-cuidado y responsabilizarlos en la toma de decisiones de manera informada.

                    Al final, la Senadora Torres Peimbert hizo referencia -entre otros aspectos- a que el gasto de producción de un refresco oscila entre el 3 al 5% de su costo de venta, siendo la diferencia integrada por gastos operativos, publicidad y utilidades. Y, dio a conocer que la iniciativa de impuesto al refresco ha sido turnada a la Cámara de Diputados donde le sería deseable que académicos, profesionales y organizaciones de la sociedad civil manifestasen su apoyo ante los representantes de los grupos parlamentarios.

    Agregar un comentario

    Tu nombre o Ingresar

    Tu dirección de correo (no se mostrará)

    Mensaje *