Acción Educativa en Diabetes, Obesidad y Sobrepeso, A.C.

    ¿ Cómo está el peso de mi hijo(a) ?


    La valoración pediátrica es una herramienta insustituible en la vigilancia de los procesos de crecimiento y desarrollo del individuo y la orientación alimentaria mas apropiada debe ser proporcionada por profesionales de la Nutriología. Sin embargo, puede llevarse a cabo una evaluación general de las condiciones de composición corporal de su hijo (a) usando la herramienta que aquí le presentamos, con la intención de identificar casos probables de peso bajo, normal, sobrepeso u obesidad. Ingrese los datos de su hijo (a): sexo, edad en años, estatura en centímetros y el peso en kilogramos. Note que la edad no admite ingresar el número de meses solo años cumplidos, así que si desea hacer el cálculo de manera exacta para la edad actual debe proceder como sigue:
    Suponga que su hijo tiene 3 años y 5 meses al día de hoy. Entonces primero debe tomar el número de meses y multiplicarlo por el valor decimal de cada mes que es de 0.08 ; En este caso 5 x 0.08 = 0.4 por lo que deberá anotar que la edad de su hijo es de 3 años + 0.4 es decir 3.4 años cumplidos. A manera de confirmación en la parte más baja del desplegado aparecerá la leyenda: Date of birth for age 3.4 years today con el mes y año de nacimiento de su hijo, que de ser ciertos confirmarán que ingreso correctamente la información.
     
                Como verá todos los resultados se presentan en inglés y gráficamente en términos de estatura (height), peso (weight), peso por estatura (weight vs. height) e índice de masa corporal (BMI).  
     
                Dado que durante la infancia ocurren constantes cambios en la composición corporal el uso del índice de masa corporal (IMC o BMI en inglés) se ha sujetado a las consideraciones siguientes:  1º Los gráficos empleados son específicos para cada edad y sexo, representando “carriles” de crecimiento acotados por líneas llamadas percentilas; 2º Típicamente cuando el IMC se sitúa entre las percentilas 85 y 95 se define como sobrepeso; 3º Valores por encima de la percentila 95 apoyan un diagnóstico de obesidad e igualmente dicha percentila identifica a aquellos niños con una probabilidad significativa de persistencia de la obesidad en la adolescencia y en la edad adulta. En este caso en particular, el niño (a) debe ser valorado y vigilado por su pediatra con especial atención en el diagnóstico temprano de complicaciones como son las elevaciones de la presión arterial, el colesterol o la glucosa sanguínea, susceptibles de aparecer en uno de cada cuatro a cinco niños con obesidad. 4º Por último, el incremento anual normal del IMC (BMI)  debe ser igual o menor a 1 por lo que si aumenta en 2 o más unidades debe considerarse como un franco factor de riesgo a la salud (en el ejemplo, el valor a considerarse es el ubicado debajo de la casilla que dice BMI [ 16 ] casi al final del desplegado). Alternativa o complementariamente, puede revisarse el peso por estatura para la edad y sexo en los gráficos de más arriba. En condición de un crecimiento “normal” su valor a lo largo del tiempo  debe mantenerse en un mismo “carril” alertándonos en caso de dirigirse a un canal percentilar superior o aun a uno inferior, toda vez que un peso bajo tampoco es saludable y también asocia riesgos.  
     
                Una apropiada valoración nutriológico-pediátrica puede ameritar evaluar también el espesor del pliegue cutáneo del Tríceps por tratarse de un indicador antropométrico correlacionado con la reserva calórica del individuo y permitir diferenciar excesos de grasa corporal con aquellos debidos a mayor cantidad de músculo y/o hueso en el niño (a); así como, la circunferencia muscular del brazo para estimar la llamada Masa libre de grasa.
     
    Para resolver cualquier duda favor de dirigirla al Dr. M.N.H. Alejandro A. Ortiz Solorio a los correos: aedos_nut3@hotmail.com ó  bariatria@hotmail.com






     

    © 2018 Acción Educativa en Diabetes, Obesidad y Sobrepeso, A.C.