Acción Educativa en Diabetes, Obesidad y Sobrepeso, A.C.

    10 PROPÓSITOS DE AÑO NUEVO AMIGABLES CON SU RIÑÓN

    06 Jan 13 - 22:10

    Establecer metas realistas y alcanzables en el cuidado de la salud en lugar de proponerse lograr un “todo o nada”, puede lograr mayor éxito, dársele seguimiento y medirse sus progresos. Así que si está Usted en favor de propósitos que contribuyan a mejorar la salud, la National Kidney Foundation ha propuesto llevar a cabo diez propósitos de Año Nuevo amigables con su Riñón. Son los siguientes:

    1.       Desayunar diariamente. El desayuno tiene reputación de ser la comida más importante del día. Diversos estudios han demostrado menor probabilidad de comer en exceso durante el resto del día entre quienes desayunan saludablemente por la mañana.

    2.       Evitar el uso innecesario de analgésicos. Muchos medicamentos que ayudan a aliviar el dolor pueden tener efectos secundarios peligrosos, incluyendo daño a los riñones. Tener claridad en la interpretación de las recetas expedidas por su médico y en las leyendas de advertencia inscritas en las etiquetas de los medicamentos, puede permitirnos evaluar los riesgos y beneficios antes de tomar un medicamento en particular; especialmente si se consumen sin prescripción médica.

    3.       Ejercitarse. Son múltiples los beneficios de la actividad física, incluyendo la disminución de la presión sanguínea, el aumento de la fuerza muscular, disminución de los niveles de grasa en sangre (colesterol y triglicéridos), mejoría en la calidad del sueño, aumento en la sensibilidad a la insulina y favorece un mayor control del peso corporal.

    4.       Organizarse. Comience por ordenar su gabinete de medicamentos. Haga una lista de los medicamentos que está tomando actualmente, incluyendo vitaminas y suplementos y, de aquellos productos de libre venta de los que hecha mano. A veces los medicamentos y suplementos pueden interactuar entre sí de diferentes maneras y, su médico u otros proveedores de atención médica podrían no saber lo que otros especialistas le han recetado ni de sus decisiones de consumir productos recomendados por terceros. Mantenga su lista a la mano para llevarla consigo a todas sus citas y compartirla por igual con profesionales de atención primaria como de especialistas. Haga un expediente médico que incluya todas sus recetas, resultados de pruebas médicas y documentos de laboratorio. Guárdelo en un solo lugar.

    5.       Dejar de fumar. Fumar retarda el flujo de sangre a los riñones y también puede interferir con los medicamentos utilizados para tratar la presión sanguínea alta, reduciendo su eficacia. Abandonar el tabaco puede ser difícil, pero es uno de los cambios de estilo de vida más importantes que usted puede hacer para proteger sus riñones.

    6.       Sentarse menos y Pararse más. Recientes investigaciones han vinculado el desarrollo de la enfermedad renal con mantenerse sentado durante 8 o más horas al día. Ese periodo puede ser el típico del trabajo de oficina pero aún más allá de eso, tome en cuenta que estamos sentados al conducir o viajar en autobús, al comer, al reposar, por nombrar sólo algo.

    7.       Checar anualmente al Riñón. Una muestra de Amor a su riñón es realizarse una prueba para detección de proteínas en la orina, uno de los primeros signos de la enfermedad renal. Pero también una determinación de Creatinina en sangre para calcular la tasa de filtración glomerular (TFG) que sirve como indicador de qué tan bien están funcionando sus riñones para eliminar los desechos de la sangre. Hable con su médico acerca de cómo obtener estas pruebas. La enfermedad renal temprana puede y debe ser tratada para evitar que empeore.

    8.       Bajar de Peso. Superado el maratón “Guadalupe – Reyes” hay que retomar el compromiso de alcanzar metas de pérdida de peso. La obesidad puede causar enfermedad renal porque los riñones tienen que trabajar más duro para filtrar las toxinas y para satisfacer las demandas metabólicas de altos índices de masa corporal (IMC) característicos de individuos obesos. Comparta con los demás su determinación para perder peso y realizar cambios saludables en su estilo de vida.

    9.       Dormir más. Diversos estudios sugieren que patrones de sueño irregular, comer antes de ir a dormir y no dormir lo suficiente están todos vinculados a la obesidad, mientras que dormir lo suficiente se vincula con el mantenimiento de un peso saludable. Cuando se trata de un buen descanso nocturno, la mayoría de las personas requieren aproximadamente 7 horas.

    10.   Deshacerse del salero. Deshacerse del salero y leer las etiquetas de información nutrimental en busca de niveles altos de sodio en alimentos procesados coadyuva a evitar o mejorar el  control de la hipertensión. La presión arterial alta causa tanto enfermedad renal como de corazón y, las personas con insuficiencia renal son tres veces más propensas a tener enfermedades del corazón.

    Fuente: National Kidney Foundation online 3 de Enero del 2013.

     

    Agregar un comentario

    Tu nombre o Ingresar

    Tu dirección de correo (no se mostrará)

    Mensaje *